Leonor Calvera

Mujeres de dos mundos en la conquista española
2012 - Grupo Editor Latinoamericano

El género femenino en tiempos de la Conquista resalta omo una constelación de bravas mujeres. Pertenecientes a los pueblos originarios, o acabadas de llegar de los territorios europeos. Fueron tejiendo entre todas una urdimbre de  conductas y sentimientos que nos asombra. Esos hilos entrecruzados muestran con fuerza las similitudes antes que las diferencias, los parecidos antes que los contrastes.
En pugna con el olvido, esas vidas novelescas, moidas por pasiones extrema. Vuelven a palpitar en las páginas de Mujeres de dos mundoss, reunidas por el poder alquímico de las palabras. Una galería de figuras admirables, singulares, conmovedoras. Un legado valioso que recrea leonor Calvera trazando perfiles que vuelven  a reflejarse, con diversas variantes culturales, en todas las épocas.

Reseña de
Beatríz Broide
Generación Abierta – Nro.64

Leonor Calvera es una ensayista de nuestro tiempo que sabe bucear en la historia los mecanismos de dominación  y de poder.  A partir de su libro inaugural El Género Mujer, al que siguieron, entre otros, Camila O’Gorman o el amor y el poder”, Mujeres y feminismo en la Argentina,   Historia de la Gran Serpiente y  “Diosas, Brujas y Damas de la Noche, Leonor ha sostenido siempre  un firme compromiso con los temas de género.
Con  óptica  inteligente, sutil  y penetrante va buscando nuevos perfiles que habitualmente eluden los enfoques tradicionales . Navega con fluidez en la alquimia de las palabras desplegando sus sólidos conocimientos  con coraje, sin concesiones ni hipocresías. En su escritura transmite mensajes vigorosos, vibrantes, fuertes y cálidos al mismo tiempo , sin fracturas ni renunciamientos.
Con pluma ágil y significativa, con inusual talento para trasponer límites, con el pulido vocabulario que la caracteriza, vitalísimo lenguaje, elaborada sintaxis, sólida información y refinadas reflexiones, nos ofrece este cautivante libro, Mujeres de dos Mindos en la Conquista Española, una  obra trabajada  con cariño  y con pasión.  Un libro de gran solidez teórica nada ostentosa , ameno, informativo, salpicado de sabrosas anécdotas, que de-construye  estereotipos ancestrales, contextualizando adecuadamente un valioso legado que Leonor recrea trazando certeros perfiles que con diversas variantes vuelven a reflejarse en todas las épocas.
Son vidas de mujeres que en su análisis pluricultural le permiten re-escribir la historia:  historias de luchadoras de temple que fueron posibles para dar nuevas formas de presencias singulares y colectivas.  Son biografías que iluminan una historia que fue invisibilizada, pero que tiene colores, palabras y representaciones.
Mediante una gran claridad expositiva desentraña  lazos  y nudos de la madeja amarga  de antiquísimos mandatos jerárquicos  y va revelando el modo y la forma en que las mujeres se agigantan  en situaciones límite, de coyuntura, de crisis y,  paradojalmente,  de guerras  no queridas , de conquistas no buscadas, asumiendo roles protagónicos  y desplegando  audaces  estrategias de lucha que rescatan un pasado  todavía omnipresente.

El palpitante retrato de valerosas y esforzadas mujeres de los pueblos originarios y españolas recién llegadas que van desfilando en las páginas del libro, adquieren en la voz de Leonor Calvera  una nueva dimensión.
Son mujeres que fueron tejiendo una trama de asombrosos hilos entrecruzados expresando con potencia las similitudes antes que las diferencias,  los parecidos antes que los contrastes. Así va  dibujando  intensas y  conmovedoras coincidencias de actitudes, de conductas y de sentimientos en el marco de culturas muy distintas, permitiendo que surjan analogías extraordinarias. Esas  analogías  van trenzando, entre unas y otras, una urdimbre ética válida para todo tiempo y lugar como expresión del ser mujer.
Una ética del cuidado y la atención, del amor que llega al sacrificio , pero también de la pasión que borra lealtades familiares en pos de la consideración  y el respeto hacia los seres amados en los que  brillan los imperativos del corazón. Incorporar el aporte ético femenino a la cultura daría un giro descomunal a un mundo basado en la competencia, el egoísmo y el espíritu bélico.
Muchas de aquellas mujeres dejaron su marca en la historia. Otras, probablemente muchas también, quedaron  silenciadas en el recuerdo del recuento patriarcal.
Nuevamente nos encontramos frente a la narración catártica y comprometida del  fascinante  universo  del pensamiento  calveriano: sus fecundos ensayos son contundentes  obras de tesis.
Mujeres de dos Mundos en la Conquista Española es otra brillante muestra de su excelsa creatividad literaria,  y es asimismo, un libro motor de reflexiones,  movilizador de conceptos , generador y productor de dudas, de sospechas y trascedental creador de originales  significaciones innovadoras. 
Celebramos esta obra de Leonor Calvera que una vez más  nos propone una travesía singular y única , henchida por el peso de su admirable calidad .
Por su formidable elocuencia, nada mejor que trnscribir el su último párrafo de esta valiosísima obra:  “Las brumas del tiempo se ciernen sobre estas hijas de la tierra y españolas recién llegadas. Pero la memoria seguirá luchando con el olvido para que sigan viviendo por siempre estas figuras de mujeres admirables”

 El  libro está  acompañado por seis  collages de Adriana Gaspar. El que exhibe la tapa, muy fuerte en su concepción y singularmente expresivo, tiene varios colores y es el que simboliza el contenido del libro.

Los collages están  estructurados sobre papeles de distintas texturas en cuanto a tipo y diversidad,  entre los que cabe destacar el papel barrilete como expresión de transparencia.
Pero todos están  hilvanados sobre una misma idea que, con un reflexivo rigor conceptual,  logran  emanar un  sugerente hechizo.
El coherente simbolismo del lenguaje plástico crea su propia narración, fundando una peculiar comunicación estética. Son imágenes que hablan, que dicen, que construyen, que disparan efectos y emociones inesperados.
Cada trabajo es una obra autónoma que, a su vez, fue articulada a partir del texto del libro de  Leonor Calvera.
En una depurada re-significión  Adriana Gaspar muestra su mirada entre los lazos de las palabras  que la motivaron y las imágenes con las que se expresa , instituyendo una estrecha relación vinculante en un proceso re-creativo que alumbra su propia existencia.
Aparece  entonces un rico discurso:  el que funda  desde el pensamiento, desde la narración,  y va  transitando  hacia un universo de imágenes para trasladarnos al mundo de lo que se insinúa, de lo que se imagina. Frente al discurso literario se desprende un discurso visual que se corresponde plenamente . Estamos ante a un gozne que articula dos discursos: el corpus literario de Leonor Calvera y su expresión plástica en la mirada de Adriana Gaspar.
Una magnífica e interesante experiencia que deja un profundo y enriquecedor sedimento.

 

Mujeres a caballo de dos mundos
María del Rosario Andrada analiza “Mujeres de dos mundos en la Conquista Española”, reciente libro de Leonor Calvera. Además, lo complementa con una breve entrevista a la escritora, traductora y especialista en religiones comparadas.
Leer de web:
http://201.252.238.68/suplementos/suples/cultura/2014-04-06/files/assets/basic-html/page3.html
El Ancasti - Publicado: 6 de abril del 2014

Leonor Calvera nos entrega un ensayo emblemático; son mujeres las protagonistas en el tiempo de la Conquista.
Desanda la historia en una riqueza de anécdotas y leyendas que hábilmente construye. Realiza un paralelismo entre éstos dos mundos, las aborígenes y las recién llegadas, vidas que se fusionan en el coraje y la pasión. En los primeros capítulos analiza los destinos trágicos de la india Anacaona y La Sin Ventura Beatriz de la Cueva. Anacaona, (“Flor de oro” en lengua taína -que se ha- bló en las Antillas-) casada con el cacique Canoabo, oriundo de las tribus del Caribe, fue acusada de brujería y costumbres disolutas. Una vez capturada fue declarada culpable, en un juicio armado ex profeso y, sentenciada a la horca en 1504.
La bella Anacaona era temida por el poder acumulado. Heredera de dos reinos por la muerte de su esposo y de su hermano Behechio, había acrecentado su figura en la región. Esa fue la razón por la que Fray Nicolás urdió una emboscada de la que resultó prisionera. Beatriz de la Cueva, conocida por La Sin Ventura, fue la primera gobernadora de América, obtiene el título a la muerte de su esposo Pedro de Alvarado- Gobernador y Adelantado de Guatemala- acaecida cuando éste pretendía sofocar una rebelión de varias tribus aztecas. La flamante gobernadora al momento de suscribir el acta de asunción firmó de una extraña manera; “La Sin Ventura. Doña Beatriz”, convirtiéndose en la primera gobernadora electa de América.
Leonor Calvera relata que, al día siguiente de su nombramiento comienza una lluvia que no hubo de cesar por tres días, agravándose la situación con un terremoto que hizo desbordar el lago y, un alud de lodo se precipitó entonces sobre la ciudad. Beatriz se resguardó en un oratorio, subió al altar y se encomendó a Dios, pero la fuerza del agua la ahogó. Como consecuencia del temporal murió gran parte de la población. Esta tragedia fue considerada un castigo de Dios por la ambición de la recientemente electa gobernadora.
La autora se introduce también en la vida de Intérpretes y Mediadoras, figuras importantísimas en la época, ya que la diversidad de lenguas obligó a los españoles a recurrir a la traducción sin cuya labor la Conquista no hubiese sido posible. Entre ellas, menciona a la “India Isabel” de quien Alonso de Ojeda se enamora, cambiándole el nombre de “Yararura o Guaricha” por el de Isabel en honor a la reina Isabel de Castilla. Ojeda contrae matrimonio y de la unión nacen tres hijos- los primeros mestizos legitimados- Así se convierte en lenguaraz y está siempre al lado de su esposo ayudándolo en las aventuras y luchas por la conquista.
La otra interprete “Mallinalli” o Mariana se encontraba entre un lote de mujeres obsequiado a Cortés fue bautizada al cristianismo, recibiendo el nombre de Marina. Cuando advierten que hablaba en lengua náhuatl, el problema estaba solucionado porque Marina traduce el náhuatl al maya y Jerónimo de Aguilar del maya al español. Desde ese momento la india se convierte en una persona fundamental para los planes de Cortes. Es la intercesora ideal, será “tenida por diosa en grado superlativo”, también considerada una traidora, una espía.
Desfilan en esta obra personajes como la india Catalina de Cartagena, cuya imagen ha tomado el Festival de Cartagena. La fusión de sangre o mestizaje es otro capítulo de esta interesante obra en las que se cuenta la historia de Isabel y Leonor Cortes de Moctezuma, Francisca Pizarro Huaylas Yupanqui, María Mexia entre otras. No podían faltar las infortunadas historias de amor representadas por Lucía Miranda, la Ñusta Huillac Huma conocida como la Tirana del Tamarugal; La Maldonada, nombre que luego llevará el arroyo de Bs As en cuya margen fue atada a un árbol. El capítulo X está dedicado a las mujeres apasionadas por la lucha: las Amazonas, Mama Huaco – Mama Ocllo, las capullanas, las mapuches. Estas mujeres torturadas, condenadas a muertes, amantes de lo prohibido, apasionadas en la lucha por la sobrevivencia señalan el pasado mágico de un mestizaje que nos enorgullece y nos abre un camino de luz en la búsqueda de nuestros ancestros.
Un ensayo magnífico en su estructura ideográfica, un relato ágil, vívido donde las figuras que parecen antagónicas nos revelan un mismo misterio.
“Un tema que me fascina”
-Leonor, ¿porqué “Mujeres de Dos mundos”? -
Es un tema que me fascina. Las mujeres españolas que llegaron en esa época como la de los pueblos originarios tienen la misma reacción antes determinadas cosas, se van dibujando lo que podría llamarse la ética del cuidado y la atención, el cuidado de la familia. Es otro sentido del universo, no es un sentido competitivo de poder sino de conservación y cuidado, con emociones muy fuerte del cuidado de la prole. Me interesa porque son las primeras que llegan, y reaccionan igual que la españolas ante la adversidad, ante la cotidianidad. El momento de la conquista es una cosa y el de la colonización otra.
- ¿Cuáles son los nuevos ensayos a editar? -
“Pensamientos en Red”, son 20 pequeños ensayos desde la danza que crea los mundos, la figura de Nataraya; Shiva como danzante; el último meditar en Oriente y Occidente; Meditar soplando, es decir cuando los Samurai son disueltos dejan la espada por la flauta. Otros Capítulos; Tagore a Jung; Las Para- dojas Angélicas; La Iniciación de la Mujer en las Sociedades Secretas como la Dionisias o Dionísas, las Bacales, las Vestales, el gremio de las Tejedoras, etc. También está pronto a aparecer el Ensayo sobre “la Risa” que trata el tema, de qué se ríen los dioses desde Baubohasta Zeuz, de las “mimas” que salían a la calle a hablar de la sexualidad en la Roma Clásica - TeatroCallejero-. De qué se ríen y por qué se ríen, está presente el humor, lo negro, la cari- catura, el humor político, las comedias de humor de Aristófanes.